A la hora de batir un nuevo piso en tu hogar, debes asegurarte que el material sea lo suficientemente resistente, económico y duradero. El hormigón es una muy buena opción, tomando en cuenta que es bastante más barato que otros suelos, a pesar de que lleva muchísimos años usándose a nivel mundial. Dicho el pavimento impreso suele emplearse en cocheras, salas, cocinas, entre otros espacios del hogar, ya que su rasgo de presentación le garantiza seguridad a su cliente.

Para ello, es necesario contratar a una empresa constructora con un gran prestigio en la zona donde habitas, con un personal calificado para este tipo de obras, para que quede bien instalado, y así poder asegurar la tranquilidad suya y la de sus familiares. Además, es un producto que a nivel de estética es bastante bueno, ya que es muy útil en cualquier tipo de decoración.

pavimentos de hormigón

¿Cuáles son las facilidades del hormigón?

Primeramente, debemos decir que su principal usufructo suele darse en casas con grandes espacios o también en grandes empresas. No es necesario ser un gran maestro con años de experiencia en el sector de la construcción. Todo lo contrario, con sólo saber lo básico de la construcción, bastará para maniobrar este material, ya que está hecho en su mayoría por cemento y otros compuestos como la grava y la gravilla, lo cual lo hace fácilmente manejable, porque se mezcla con agua para dar una apariencia solida a la hora de pegar cualquier otro producto. En las obras públicas se usa para elaborar las aceras de las calles.

Por otro lado, este material es altamente resistente a los rayos ultravioleta, lo cual representa una gran virtud, porque este tipo de energía es altamente dañina para los suelos. Tampoco presenta diatribas con las modificaciones de la sensación térmica. Igualmente, no suele dañarse ante el derramamiento de químicos.

¿Cómo debe labrarse el pavimento?

Muy sencillo. Lo puede hacer usted mismo si lo desea. Es cuestión de vaciar el pavimento en el suelo base y empezar a preparar la mezcla que consta de cemento, agua y el polvo para mezclar. Hay diversas organizaciones que se encargan tanto de comercializarlo como de instalarlo. El truco para que quede en perfectas condiciones es nivelar el suelo de forma pareja y lineal para que no queden surcos en el piso. Es recomendable fijar una malla de acero sobre la superficie para proteger el terreno sobre el cual se vierte la mezcla previamente.